Tag Archive | Política

Jané: «El cas Ester Quintana no està tancat»

El conseller d’Interior assegura que Afers Interns portarà la investigació a la fiscalia

NACIODIGITAL.CAT

El conseller d’Interior, Jordi Jané, ha anunciat aquest diumenge que la divisió d’Afers Interns dels Mossos d’Esquadra portarà a la fiscalia les conclusions de la investigació del cas Ester Quintana per “depurar responsabilitats”. En una entrevista al 3/24 Jané ha explicat que la investigació interna que Mossos va posar en marxa per esbrinar qui va disparar el projectil que li va fer perdre un ull “no s’ha tancat” encara que hi hagués un judici i una indemnització, i ha recordat que “aquesta reparació encara està pendent”.

D’altra banda, el conseller també ha donat a conèixer que els Mossos estaven investigant el presumpte terrorista jihadista detingut aquest dissabte a Rosa de Ter (Osona) perquè havien detectat el “perfil perillós”. Mossos va posar-ho en coneixement de l’Audiència Nacional, que va deixar el desenllaç de l’operació en mans de la policia estatal.

Anuncios

El fiscal pide dos años de prisión para dos mossos por reventar un ojo a Quintana

La acusación pública ratifica que las lesiones fueron producidas por una pelota de goma

Los agentes “infringieron las normas de cuidado” para no menoscabar la integridad física de terceros

El fiscal pide dos años de prisión para dos mossos por reventar un ojo a Quintana

Ester Quintana, ayer, en la Rambla de Prim de Barcelona. FERRAN NADEU

“Infringieron las normas de cuidado” e incumplieron “totalmente” los protocolos sobre cómo actuar durante una manifestación. Tampoco adoptaron las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena. Así de contundente se expresa la fiscala de Barcelona Marta Marquina en su escrito de acusación contra el subinspector y agente-escopetero de los Mossos d’Esquadra imputados por causar una mutilación ocular a Ester Quintana con el impacto de una pelota de goma. Reclama para ellos dos años de prisión e inhabilitación de cuatro años por un delito de lesiones por imprudencia grave.

El pasado mes de septiembre, la Generalitat indemnizó, a través de su aseguradora, con 260.000 euros a Ester Quintana al reconocer que la mujer perdió un ojo en la huelga general del 14 de noviembre del 2012 en el marco de una actuación policial. La víctima renunció, a cambio, a la responsabilidad civil, pero no a ejercer la acción penal. La acusación particular reclamará una condena superior.

El escrito de acusación de la fiscala señala que los dos acusados formaban parte de una de las unidades de la brigada antidisturbios de la policía autonómica que se trasladaron en la tarde del 14 de noviembre para hacer funciones de dispersión de las manifestaciones celebradas por la huelga general en el centro de la capital catalana. La furgoneta en la que viajaban los dos imputados realizó el siguiente itinerario: plaza de Urquinaona, plaza de Catalunya, rambla de Catalunya, Gran Via y paseo de Gràcia. Allí se detuvo. Eran las 20.49 horas y la situación era de “tranquilidad”, quedando “escasos manifestantes”, que estaban “en fase de dispersión” y que se “marchaban voluntariamente”, según la fiscala. Nadie portaba armas ni instrumentos peligrosos que supusiera un riesgo para los agentes, los manifestantes o los transeúntes.

NO REQUERÍA DISPAROS

La acusación pública sostiene que “en esa breve parada” los dos mossos acusados bajaron de la furgoneta policial y, “a pesar de que las circunstancias concurrentes en el lugar no requerían el disparo de pelotas de goma, y pudieron servirse de otros medios menos lesivos”, el subinspector dio la orden “inmediata” al escopetero para que disparara. Según la fiscala, el mando imputado “no tomó todas las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena” antes de dar esa instrucción a su subalterno.

El escopetero, según el escrito de acusación, realizó dos disparos de pelotas de goma de “manera sucesiva”, a pesar de que no había “riesgo” ni para él ni para sus compañeros, sin adoptar, tampoco, las medidas de precaución necesarias para evitar lesionar a terceras personas. Uno de los proyectiles impactó en el ojo izquierdo de Quintana.

En opinión de la fiscala, los dos mossos acusados “infringieron las normas de cuidado, incumpliendo totalmente” los protocolos vigentes sobre la actuación policial durante concentraciones y manifestaciones.

EN EL OJO

Una de las pelotas de goma que el escopetero lanzó impactó en el ojo izquierdo de Quintana en el momento en que esta giró su cabeza hacia atrás para comprobar si su acompañante le seguía, cuando cruzaba el paseo de Gràcia en dirección a la calle de Casp y a una distancia de unos 40 metros del lugar donde se efectuaron los disparos. A causa del impacto del proyectil, la mujer perdió el ojo.

La fiscala agrega que tras efectuar los disparos, los agentes subieron “rápidamente” a las furgonetas y reiniciaron la marcha hasta llegar frente al edificio de la Bolsa de Barcelona, en el paseo de Gràcia, donde hicieron una última parada en su recorrido. Quintana, tras ser asistida en un primer momento en la calle, fue trasladada al Hospital de Sant Pau, donde fue sometida a un tratamiento quirúrgico “urgente”. En la actualidad, la mujer continúa bajo control médico.

La secuencia de los hechos

14 DE NOVIEMBRE DEL 2012. Ester Quintana, vecina de Barcelona, pierde un ojo durante la manifestación que acompañó a la huelga general del 14-N. Días después, explica en un vídeo que fue un mosso quien le disparó una pelota de goma.

3 DE DICIEMBRE DEL 2012. El entonces ‘conseller’ de Interior, Felip Puig, comparece en el Parlament y asegura que en la zona en la que se hallaba Quintana los Mossos no dispararon. Cuatro días después ordena la apertura de una investigación.

11 DE DICIEMBRE DEL 2012. Un vídeo realizado por la oenegé Solidaritat i Comunicació muestra que, el día de la manifestación, los antidisturbios de los Mossos utilizaron una lanzadora de proyectiles muy cerca de donde Quintana resultó herida.

13 DE DICIEMBRE DEL 2012. Ante las evidencias, Puig destituye a Sergi Pla (foto), comisario de los antidisturbios, y pide perdón. Aunque admite que sí emplearon balas viscoelásticas, sigue insistiendo en que los mossos no hirieron a Quintana.

27 DE MAYO DEL 2014. El jefe de los Mossos, Manel Prat, dimite acosado por los escándalos de Ester Quintana y Juan Andrés Benítez, el vecino del Raval muerto tras ser golpeado en el suelo por agentes de los Mossos d’Esquadra.

NOTICIA ORIGINAL

VIDEO: Piden 2 años de prisión para Mossos de caso Quintana

NOTICIAS RELACIONADAS

ABC. ES Fiscalía pide dos años prisión para los dos mossos imputados por las lesiones de Ester QuintanaEn sus conclusiones provisionales, la Fiscal del caso imputa a los dos acusados un delito de lesiones por imprudencia grave

Ester Quintana, en el centro, durante una manifestación

Ester Quintana, en el centro, durante una manifestación – INÉS BAUCELLS

ELPAIS.COMEl fiscal pide dos años de cárcel a dos ‘mossos’ por la lesión a Ester Quintana – La acusación concluye que los policías “incumplieron totalmente” el protocolo policial

Ester Quintana junto con el equipo del documental / c. Bautista

ELMUNDO.ES/ EUROPA PRESS – El Fiscal del caso Ester Quintana pide 2 años para un subinspector y un agente de Mossos – Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo por el impacto de un proyectil durante la manifestación del 14-N en Barcelona DOMÈNEC UMBERT

ARA.CAT – El fiscal reclama dos anys als mossos acusats pel cas Quintana – Els policies haurien disparat la bala de goma que li va rebentar l’ull “incomplint totalment les normes vigents” del protocol policial per a manifestacions, segons l’escrit d’acusació

ELDIARIO.ES – La fiscal pide dos años de prisión para los mossos imputados en el caso Ester Quintana – La fiscal del caso pide para los dos imputados, el subinspector y un agente de los Mossos d’Esquadra, dos años de prisión y cuatro de inhabilitación por un delito de ‘lesiones por imprudencia grave’ – Ester Quintana perdió un ojo tras recibir el impacto de una pelota de goma en la huelga general del 14-N de 2012

ELPERIODICO.COM – Ester Quintana: “Ninguna cifra puede pagar lo que los Mossos nos hicieron”

Jané ordena estudiar “fins al final” casos similars als d’Ester Quintana

ARA.CAT

El conseller d’Interior, Jordi Jané, ha ordenat estudiar “fins al final” els casos similars als d’Ester Quintana, que va perdre un ull durant l’operatiu policial de la vaga del 14-N del 2012. El conseller ha assegurat que s’ha reunit amb advocats de víctimes per “mostrar” la “voluntat absoluta” del seu departament en cada cas.

“Demano mentalitat oberta, no tancada; de col·laboració, per conèixer la veritat i per atendre les conseqüències que hi pugui haver en un actuació policial si és que n’hi ha”. Ho ha dit a Banyoles, després de presidir la junta local de seguretat de Banyoles, on ha demanat màxim respecte pel procés judicial que hi ha obert amb el cas Quintana.

conseller-dInterior-Jordi-Jane-ACN_ARAIMA20150916_0162_57

http://www.ara.cat/ara_mateix/Jane-ordena-estudiar-casos-ester-Quintana_0_1432057001.html

NOTICIES RELACIONADES:

Un documental reabre las heridas de la pesadilla policial en Barcelona

Su caso ha originado el primer juicio por uso de balas de goma en el estado español

PLAYGROUND Ignacio Pato

‘A tu què et sembla?’ acompaña la lucha de Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo por un disparo de bala de goma de los Mossos d’Esquadra el 14 de noviembre de 2012

Ester Quintana

” Lluís, me han dado y creo que no tengo ojo. ¿Cómo lo tengo?”. La vida había cambiado para Ester Quintana cuando pronunciaba estas palabras en aquella manifestación por la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

El impacto de una bala de goma en la cara le había hecho perder el ojo izquierdo.

Leer Más…

Dimite el director de los Mossos, acorralado por el ‘caso Quintana’

ERC fuerza la caída de Manel Prat un día antes de que el Parlament debata su cese

El cargo de CDC alega que ya no tenía “más recorrido profesional”

 

Manel Prat, en el momento de anunciar su dimisión

El director de los Mossos, Manel Prat, no pudo aguantar ni un envite más. Solo, en la sala de prensa de la comisaría de Les Corts de Barcelona, anunció ayer su dimisión. “Lo hago por motivos estrictamente personales”, leyó Prat, en una comparecencia en la que no admitió preguntas. El ya ex jefe político de la policía alegó que “no ve más recorrido profesional en el puesto”. E insistió en que su renuncia no tiene nada que ver con el caso de Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo en la huelga general del 14-N en Barcelona. “Aquel día, y hoy, me reafirmo con más contundencia si hace falta, no se tiraron pelotas de goma”, repitió, a pesar de que todas las pruebas en la fase de instrucción apuntan a eso, según el juez.

Aquel día, y hoy, me reafirmo con más contundencia si hace falta, no se tiraron pelotas de goma”, repitió, a pesar de que todas las pruebas en la fase de instrucción apuntan a eso, según el juez.

Prat decidió irse un día antes de que el Parlament debatiese de nuevo y votase su dimisión. Una prueba que en esta ocasión todo apuntaba que no iba a superar. ERC ya había anunciado veladamente que en esta ocasión le dejaría caer. Y por si quedaba alguna duda, el diputado Oriol Amorós insistió ayer en que Prat debía dimitir en cumplimiento de su palabra por el caso Quintana.

Después de que la mujer resultase mutilada, Prat afirmó en una entrevista que si había alguna prueba de que la hirió una pelota de goma, dimitiría de inmediato. De eso —15 de diciembre de 2012— hace ya cerca de un año y medio. A día de hoy, repitió ayer el ya ex director de los Mossos, no existen pruebas “fehacientes” de que fuese así, repitió, en referencia a imágenes claras de una bola golpeando a Quintana. E incluso fue más allá y aventuró que los dos mossos que están imputados “acabarán absueltos”.

A día de hoy, repitió ayer el ya ex director de los Mossos, no existen pruebas “fehacientes” de que fuese así, repitió, en referencia a imágenes claras de una bola golpeando a Quintana. E incluso fue más allá y aventuró que los dos mossos que están imputados “acabarán absueltos”.

Prat había aguantado el vendaval y había superado otra petición de dimisión parlamentaria, de la que le salvó ERC y el propio presidente Artur Mas. Pero desde el pasado 8 de mayo, estaba de nuevo en la cuerda floja. Un auto del Juzgado de Instrucción número 11 de Barcelona concluyó que teniendo en cuenta todas las pruebas hasta ahora reunidas, a Quintana la hirió una pelota de goma, que lanzó un escopetero de la Dragó 40, por orden de un subinspector, ambos imputados. Prat defendió de nuevo su inocencia, y alegó que se acabará sabiendo lo que pasó.

Ester Quintana

Un auto del Juzgado de Instrucción número 11 de Barcelona concluyó que teniendo en cuenta todas las pruebas hasta ahora reunidas, a Quintana la hirió una pelota de goma, que lanzó un escopetero de la Dragó 40, por orden de un subinspector, ambos imputados.

Interior ha dado cinco versiones distintas de lo que sucedido el 14-N de 2012. En la inicial, el entonces consejero Felip Puig aseguró que no había habido actividad policial en la zona. Pero la aparición de vídeos colgados en la Red pusieron al descubierto un descontrol total en Interior sobre lo que ocurrió en aquella jornada. Cabe tener en cuenta que las pelotas de goma solo pueden dispararse con la autorización del director de los Mossos, que no la dio.

“Quiero aprovechar esta ocasión para pedir disculpas a todas las personas que se hayan sentido perjudicadas por alguna decisión que haya podido tomar”, pidió ayer Prat. Pero de nuevo se cerró en banda en su versión de lo sucedido: “Creo sinceramente que no he faltado nunca a mi palabra ni a mi compromiso”. Para el ex director de los Mossos, en el caso Quintana se ha “buscado más la venganza por intereses diversos que el esclarecimiento de la verdad”. A su entender, el juez no ha “tenido en cuenta todas las aportaciones que se han hecho por parte de Interior”. “Estoy absolutamente convencido que al final se podrá esclarecer quién fue el responsable de la desfortunada y triste lesión”, dijo Prat.

Fuentes de Interior han apuntado en alguna ocasión que la herida de la mujer pudo deberse a una pelota de precisión, viscoelásticas, las únicas que ahora usa la policía catalana desde que el 30 de abril se prohibiesen las de goma.

Manel Prat dimiteix de cap dels mossos defensant la seva feina

Prat compareció ayer solo, un día antes de que al Parlament llegase por segunda ocasión su petición de dimisión. A las 12.30 está prevista una interpelación del diputado de ICV Jaume Bosch al consejero de Interior, Ramon Espadaler, sobre Prat, algo que se mantiene a pesar de la dimisión. En 15 días, se debía votar en la Cámara la petición de cese. Pero Iniciativa presentó una enmienda a dos mociones de justicia, para que se tratase de nuevo el tema. Ese fue el inicio del fin del director de la policía, que se quedó solo ante la debilidad parlamentaria de CiU. Ante ese panorama, por la mañana presentó su dimisión “irrevocable” al presidente Mas —que le había sostenido en ocasiones anteriores— y a Espadaler.

VÍDEO de la Compareixença íntegra de Manel Prat anunciant la seva dimissió com a director general de la Policia. Prat ha argumentat raons “estrictament personals” i ho ha desvinculat del “cas Quintana”.

http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/324/manel-prat-dimiteix-de-cap-dels-mossos-defensant-la-seva-feina/video/5100671/


Juan Andrés Benítez

Los Mossos d’Esquadra se han visto envueltos en la polémica varias veces en los últimos años, en los que han sido criticados por un uso excesivo de la fuerza y por las contradictorias versiones ofrecidas de los hechos. Además de por el caso Quintana, Prat ha visto muy debilitada su posición por la muerte del empresario Juan Andrés Benítez en el barrio barcelonés del Raval después de ser brutalmente reducido. En el caso hay 10 agentes imputados por el homicidio del empresario. Pero las primeras peticiones de dimisión arrancaron mucho antes.

El director acumula peticiones de dimisión desde el desalojo de plaza Catalunya

Prat llegó a la policía catalana hace más de tres años, en diciembre de 2010, de la mano del ex consejero de Interior Felip Puig, de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Una joven promesa de CDC —tiene 42 años— con ninguna formación específica en seguridad, se hizo cargo de uno de los puestos más complejos en el Gobierno, la dirección de la policía. Antes había tenido diversos cargos en la Administración, y ejerció como jefe del gabinete del Departamento de Política Territorial, con Puig. A los pocos meses de estar en su cargo, estalló el 15-M, un movimiento que pilló a la policía completamente por sorpresa. El 27 de mayo, los agentes procedieron a un brutal desalojo de la plaza de Catalunya, donde permanecían acampados. Ayer se cumplieron tres años de las polémicas imágenes, que recorrieron el mundo, de los Mossos barriendo a porrazos a los indignados. Prat incluso acabó imputado en el caso, que el juez acabó archivando.

Entonces empezaron las peticiones de dimisión del ya ex director de la policía, que definió ayer su tarea al frente de los Mossos como “difícil y compleja responsabilidad”. Para el diputado Bosch, su dimisión llega tarde. “Se tendría que haber producido hace mucho tiempo”, dijo. A su entender, el hecho de que deje sus responsabilidades en Interior “beneficia a la policía y a la sociedad”.

Ahora se abre un nuevo periodo complicado para encontrarle un sustituto en una departamento que dirige el democristiano Ramon Espadaler. Entre él y Prat nunca ha habido una gran sintonía, que ayer se hizo palmaria de nuevo, ante la soledad de Prat. Lo más probable es que ahora CDC lidie para poner a alguien de su partido en el puesto, según fuentes de Interior, debido a la importancia de tener controlada un área tan delicada como es la policía.


Tres años de polémicas actuaciones policiales

La carga de la plaza de Catalunya

Ayer se cumplían tres años de la brutal carga de los Mossos contra jóvenes del 15-M que, sentados en el suelo, impedían la limpieza del campamento de los indignados.

Ester Quintana pierde un ojo

Un juez investiga si un proyectil de los Mossos hirió a la mujer en la huelga general del 14-N de 2012. Dos agentes están imputados por el caso. El Departamento de Interior ha dado hasta cinco versiones distintas de lo ocurrido.

Muerte en comisaría

Yassir El Younossi, de 27 años, falleció en los calabozos de los Mossos en El Vendrell el pasado 31 de julio tras ser inmovilizado en su celda. Ocho agentes están imputados por homicidio imprudente. La autopsia reveló que la muerte se debió consumo de cocaína combinado con una situación de estrés.

El fallecimiento de Benítez

El empresario Juan Andrés Benítez murió el 6 de octubre de 2013 tras ser reducido por los Mossos en el barrio del Raval. Diez agentes están imputados por lo que la Audiencia de Barcelona considera un “desproporcionado y excesivo” uso de la fuerza.

Alfonso Bayard pierde la vida

El actor, que sufría brotes psicóticos, murió el pasado 2 de abril tras ser detenido por los Mossos en la plaza Molina. Los agentes no aplicaron el protocolo para actuar ante personas con trastornos psiquiátricos pese a haber sido avisados de que Bayard deliraba.


NOTICIAS RELACIONADAS:

El Gobierno se queda solo en la defensa del director de los Mossos

ERC vuelve a impedir que el Parlament pida el cese de Prat

«Si aparece una prueba de que se dispararon pelotas de goma, dimito»

Manel Prat: «Las pelotas de goma tienen poco futuro»

ESPECIAL Todo sobre el ‘caso Quintana’

ESPECIAL Todo sobre el ‘caso Raval’

Interior no preguntó sobre Ester Quintana a los ‘mossos’ imputados

Los agentes mantienen que sólo dispararon salvas de aviso y no admiten error humano

– EL PAÍS
Ester Quintana a la salida de juzgados. / ALBERT GARCÍA

Ester Quintana a la salida de juzgados. / ALBERT GARCÍA

El director de los Mossos d’Esquadra, Manel Prat, encargó hace cuatro meses una investigación a fondo sobre la actuación de la policía en el caso de Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo durante la huelga general del pasado 14-N. Pero parece que esas pesquisas internas no han sido demasiado exhaustivas, a tenor de lo que declararon ayer, ante el juez que investiga el caso, los dos mossos imputados por aquel suceso. Un subinspector y un escopetero afirmaron que nadie en el Departamento de Interior se ha puesto en contacto con ellos para recabar su versión de lo sucedido aquella noche.

Las declaraciones de los dos policías imputados —que abandonaron los juzgados por un acceso vetado a la prensa— se contradicen, en aspectos esenciales, con los informes aportados a la causa por los Mossos y con los testimonios de la víctima, Ester Quintana, y de diversos testigos. En especial, sobre un dato crucial: dónde estaba situado cada uno de los protagonistas en el escenario del suceso.

Quintana declaró que, cuando recibió el impacto que le reventó el ojo izquierdo, se encontraba en la confluencia del paseo de Gràcia con Caspe. El informe forense ratifica lo que la mujer dijo desde el principio: que su lesión es compatible con un pelotazo de goma lanzado por la Brigada Móvil (antidisturbios). El Departamento de Interior ha dado distintas y sucesivas versiones de lo ocurrido aquella noche, forzado por la evidencia de las imágenes grabadas en la zona. Las contradicciones obligaron al exconsejero Felip Puig a dar explicaciones en el Parlament. Interior, sin embargo, mantiene desde el principio una misma idea: las lesiones de Quintana no fueron consecuencia de una pelota de goma ni de ningún otro proyectil lanzado por los Mossos. Manel Prat, que es quien debe autorizar el lanzamiento de pelotas de goma, se juega en esa baza su futuro político: dijo que dejaría el cargo si se descubre que se dispararon pelotas sin que él lo ordenase. El subinspector y el escopetero coincidieron en esa misma idea: en ningún caso, ni por error —por no percatarse, por ejemplo, de que el arma estaba cargada— dispararon pelotas de goma. Lo demuestra, afirmaron, el hecho de que cuando la unidad se replegó, se hizo un recuento de las pelotas de goma: había las mismas que al inicio de la intervención. Tan solo lanzaron dos salvas —disparos sin munición— para dispersar a los manifestantes en un momento en que, según su declaración, había incidentes.

Los imputados afirmaron que su furgón, Dragó 40, estaba ubicado en la acera sur de la Gran Via, a medio camino entre paseo de Gràcia y la rambla de Catalunya. Los informes policiales y Quintana, en cambio, sitúan el vehículo en la confluencia del paseo de Gràcia con Gran Via. El escopetero afirmó, en su declaración, que caminó hacia esa esquina, pero que no llegó a alcanzarla y que en ningún momento vio a Quintana.

Los policías sostuvieron, en definitiva, que la víctima estaba fuera de su alcance cuando, de orden del subinspector, el escopetero —el único que había desplegado en la zona— disparó las salvas. Lo hizo, además, en dirección Besós y apuntando hacia el suelo, según fuentes judiciales. Las imágenes grabadas muestran que, instantes después de escucharse los dos disparos, una mujer, que resultó ser Quintana, de 42 años, cayó herida cuando abandonaba pacíficamente la manifestación.

Los mossos también explicaron el recorrido que hizo su unidad aquella noche. Minutos antes de que ocurriese el suceso, Dragó 40 estuvo ubicada en la Via Laietana, uno de los puntos calientes de la jornada de huelga general, que aquella noche se saldó con altercados entre policías y manifestantes. La furgoneta ascendió después por ronda de Sant Pere y plaza de Catalunya, hasta llegar a la Gran Via, según los policías.

 

ENLACES RELACIONADOS