Tag Archive | Policía antidisturbios

Relevo del jefe de antidisturbios de los Mossos

La Brimo lleva meses fuera de las portadas de los diarios que otro tiempo ocupó por casos como el de Ester Quintana

LA VANGUARDIA 

El jefe de los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra, un grupo policial conocido técnicamente como “Brigada Mòbil (Brimo)”, el inspector Marc Caparrós, será relevado de su cargo el próximo mes de septiembre, según adelantó ayer la Cadena Ser en Barcelona.

Caparrós se hizo cargo de esta delicada unidad policial en 2012, después de que se produjeran diversas operaciones de dispersión de masas en la calle de gran notoriedad en los medios de comunicación. Desde la llegada de este inspector, que procedía del grupo de élite de asalto de los Mossos, el Grup Especial d’Intervenció (CEI), a los antidisturbios se produjo un cambio muy notable de estrategia. La Brimo pasó a ser de mayor contención y de menor reacción. La culminación de este proceso tuvo su máxima expresión en la retirada de las pelotas de goma como herramienta principal de dispersión.

Para sustituirlas, la Brimo se dotó de mejores protecciones personales para los agentes, cañones sónicos y escopetas trazadoras con munición viscoelástica de precisión. Aunque oficialmente desde Mossos no se quería confirmar ayer la noticia, otras fuentes del cuerpo ratificaron el relevo y expresaron que este responde a ciertos desencuentros que Caparrós habría tenido con sus superiores que, pese a que la Brimo lleva meses fuera las portadas de los diarios, querrían un nuevo giro en el mando.

http://www.lavanguardia.com/politica/20150707/54433261202/relevo-jefe-antidisturbios-mossos.html

El-jefe-de-los-antidisturbios-_54433240780_53389389549_600_396

El jefe de los antidisturbios, Marc Caparrós, en una comparecencia en el Parlament. parlament.cat


 

La cúpula de Mossos rellevarà el cap dels antiavalots

El canvi de destí de l’Inspector Marc Caparrós té a veure amb moviments al cos però també amb desavinences internes entre aquest comandament i els seus superiors

CADENA SER

La Prefectura dels Mossos d’Esquadra rellevarà el cap dels antiavalots després de quasi tres anys al capdavant d’una de les àrees més polèmiques del cos. L’Inspector, Marc Caparrós, que havia estat també el cap del Grup Especial d’Intervenció dels Mossos, canviarà de destí a partir del setembre, segons ha pogut saber aquesta redacció de fonts del cos.

Leer Más…

Adiós a las pelotas de goma

Entra en vigor el mandato parlamentario que prohíbe a los Mossos d’Esquadra utilizar los controvertidos proyectiles

OPINIÓN –
Soledad Calés

Soledad Calés

Desde el miércoles día 30 abril, el uso de pelotas de goma contra manifestantes ha quedado proscrito en Cataluña por mandato del Parlamento. Los Mossos d’Esquadra no podrán utilizar este instrumento de disuasión que deja tras de sí una larga lista de damnificados: seis personas han perdido un ojo, dos han perdido el bazo, otra la capacidad auditiva de un oído y otra ha sufrido una necrosis de tejido cardíaco. Los mandos de los Mossos se han aferrado a esta herramienta que permite a los agentes mantener una protectora distancia del lugar donde se producen incidentes a costa de un mayor riesgo de daños, no solo para quienes se manifiestan, sino para cualquiera que pase por el lugar.

Aparte de la fuerza excesiva de su impacto, el problema de las balas de goma es que su trayectoria es muy aleatoria y no se pueden controlar sus efectos. Una vez disparadas es difícil determinar dónde irán y de hecho, algunos daños se produjeron por rebotes. La prohibición es un triunfo de la plataforma Stop Bales de Goma, pero es un triunfo amargo, pues hizo falta mucho sufrimiento para lograr que se admitiera lo que era evidente desde el primer momento.

La plataforma fue impulsada por Jordi Naval, ingeniero de telecomunicaciones que perdió un ojo tras la victoria del Barça en la Champions en 2009, y por Nicola Tanno, que perdió el suyo en otra celebración deportiva, la del Mundial de Fútbol de 2010. Pero la puntilla a las balas de goma se la ha dado Ester Quintana, una empresaria inactiva que perdió su ojo tras la manifestación de la huelga general de noviembre de 2012.

El proceso no solo ha puesto de manifiesto que el impulso ciudadano de una reclamación puede ser efectivo, sino que ha dejado en evidencia torticeras maniobras por parte de las autoridades catalanas. Los responsables de Interior trataron de desacreditar la versión de Quintana negando enfáticamente que los Mossos hubieran utilizado balas de goma en esa manifestación. Diversos testigos y hasta un vídeo demostraron que sí se habían utilizado. Hasta seis veces cambió el consejero de Interior su versión de los hechos.

La prohibición es una victoria moral de esta mujer, que supo dotar a su protagonismo político de una gran dignidad.

La investigación avala la versión de Quintana frente a las tesis de Interior

La cámara de un banco corrobora el trayecto que hizo la mujer herida el 14-N

Ester Quintana. / FOTO: Toni Ferragut

Ester Quintana. / FOTO: Toni Ferragut

 

Cuanto más avanza la investigación, más expuestas quedan las contradicciones del Departamento de Interior sobre los hechos y más se refuerza la versión de Ester Quintana. La mujer perdió un ojo durante la huelga general del 14-N en Barcelona. Desde el principio, ha sostenido que fue herida por los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra cuando regresaba tranquilamente a casa. Los testigos, los vídeos y los informes periciales corroboran sus palabras. Todo lo contrario de lo que ocurre con Interior, que ha dado hasta cinco versiones distintas de lo ocurrido y ha incurrido en numerosas contradicciones. La última, el martes, cuando el consejero Ramon Espadaler admitió que una furgoneta, la Drago 414, actuó donde cayó herida Quintana. De la versión inicial solo queda una cosa: aquel día no dispararon pelotas de goma.

Este es el resumen de la versión mantenida por Quintana y las contradicciones de Interior, que investiga un juzgado.

  • Imágenes de un banco. La última prueba que ha llegado al juzgado son las imágenes captadas por una cámara del banco Santander en el paseo de Gràcia. El juez las había pedido para corroborar el camino descrito por Quintana aquella jornada: bajó el paseo, vio que había altercados en la plaza de Cataluña y subió de nuevo la calle para irse a casa. Las imágenes la muestran allí, caminando tranquila, poco antes de resultar herida. Los testigos avalan que hizo ese mismo recorrido.
Los sindicatos cierran filas con los agentes apartados
  • La furgoneta Dragó 414. En la versión mantenida hasta ahora en el juzgado, tres furgonetas intervinieron en la zona del paseo de Gracia (Dragó 40, Dragó 403 y Dragó 414). El juez tomó declaración a los agentes de dos de ellas, omitiendo la 414 porque según la versión oficial esta furgoneta iba en la cola y no actuó donde cayó Quintana. Por los hechos están imputados el subinspector que dirigía las tres unidades, y el escopetero de la Dragó 40. Estos han mantenido que dispararon dos salvas (disparos sin munición), pero no en la zona en la que estaba Quintana, sino un poco más arriba. Ocho meses después, los agentes de la furgoneta 414 han admitido que dispararon una salva justo donde cayó la mujer. “Interior nos dice ahora que hay otra furgoneta implicada y otro disparo de salva. Es una nueva contradicción que perjudica definitivamente la credibilidad de Interior y deja en entredicho la explicación de los hechos que han mantenido los testigos y los informes policiales, durante ocho meses”, según la abogada de Quintana, Laia Serra.
  • Contradicciones policiales. Los policías que han declarado ante el juez repiten que no dispararon pelotas de goma, ni siquiera por error. Pero la defensa de Quintana aportó a la causa un informe, de otra investigación abierta por el 14-N, elaborado por la división de Información de Mossos que asegura que se dispararon “pelotas” en la zona de Vía Laietana en la huelga general. Posteriormente, los agentes que redactaron el documento aclararon que no podían precisar si se trataba de pelotas de goma, que solo vieron “proyectiles”.
  • Los sindicatos y los agentes critican a Interior. Tanto los sindicatos mayoritarios en el cuerpo policial, como los dos agentes imputados, sostienen que hasta ahora Interior no les ha preguntado nunca sobre su actuación en relación a la lesión que sufrió Quintana, y si dispararon o no justo donde estaba la mujer. Afirman también que los informes de los que dispone Interior ya reflejaban las ubicaciones de las furgonetas. El Sindicat de Policies de Catalunya pidió ayer la dimisión de Espadaler.

ENLACES RELACIONADOS:

 

Siete ‘mossos’ admiten que dispararon cerca de Quintana ocho meses después

Interior aparta a los policías de la unidad antidisturbios por una “pérdida de confianza”

Los agentes aseguran que solo dispararon una salva, sin proyectil

Interior admite ahora varios disparos

– EL PAÍS
Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N. / SICOM

Imagen capturada de un vídeo sobre la actuación de los antidisturbios en la zona donde fue herida Ester Quintana el 14-N. / SICOM

Siete mossos han tardado ocho meses en admitir que dispararon en la zona en la que resultó herida Ester Quintana, en la huelga general del 14-N en Barcelona, cuando perdió el ojo izquierdo. El consejero de Interior, Ramon Espadaler, convocó ayer de forma urgente a los medios para informar de la destacable novedad, surgida a raíz de una investigación interna. Espadaler admitió la gravedad de la ocultación por parte de los agentes, y anunció que aparta a los policías de la unidad antidisturbios por una “pérdida de confianza”.

Los mossos, sin embargo, niegan que disparasen pelotas de goma. “Creen recordar que hubo un tiro de salva [disparo sin proyectil]”, contó Espadaler, pero mantienen que no lanzaron pelotas de goma, un arma que en ningún momento se dio autorización para usar durante la huelga y que requiere del permiso expreso del director general de la Policía, Manel Prat.

Los policías alegan que solo lanzaron salvas, que son tiros sin proyectil

En cualquier caso, el consejero ha apartado a los agentes “por ocultar un dato que sabían que era importante. Lo sabían perfectamente”. Aunque estos seguirán en el cuerpo, destinados en otra unidad. Los policías pertenecen a la furgoneta Dragó 414, que actuó en la confluencia de la calle de Gran Vía con paseo de Gracia.

El departamento ha abierto una información reservada por una “grave indisciplina” y también ha aportado los datos —que envió el lunes— al Juzgado de Instrucción número 11 de Barcelona, que investiga lo sucedido. “Queremos llegar hasta el final y aclarar lo que pasó”, insistió Espadaler. Aunque por ahora, el consejero de Interior deja en manos del juez la respuesta a la pregunta clave: ¿quién hirió a Ester Quintana? El forense sostiene que fue una pelota de goma.

Ester Quintana en su comparecencia en el Parlament de Catalunya. / MASSIMILIANO MINOCRI

Ester Quintana en su comparecencia en el Parlament de Catalunya. / MASSIMILIANO MINOCRI

El consejero no aclaró ayer por qué los agentes cambiaron un discurso que han mantenido durante todo este tiempo, y se limitó a decir que “podrían haberlo reconocido hace ocho meses y ahorrar especulaciones”. Según fuentes policiales, unas imágenes aportadas por la División de Asuntos Internos (DAI) donde aparece la furgoneta Dragó 414 donde resultó herida Quintana han sido la clave para presionar a los policías. Interior, sin embargo, matiza que esas imágenes obran en poder del juzgado que instruye la causa desde hace meses, y que apenas son de dos segundos, por lo que les restan peso en el hecho de que los agentes admitiesen que actuaron allí.

Hasta ahora, hay dos mossos imputados por la lesión de Quintana, pero forman parte de una furgoneta distinta, la Dragó 40. El juez deberá decidir cómo procede, y si decide imputar a los siete policías de la Dragó 414 que han explicado que estaban allí, ocho meses después.

La información que hizo pública ayer Interior supone un cambio en el discurso oficial mantenido por el departamento. El anterior consejero Felip Puig aseguró primero que donde resultó herida Quintana no hubo actividad policial, pero unos vídeos, mostrando lo contrario, le obligaron a cambiar la versión de los hechos en diversas ocasiones. A pesar de eso, se mantuvo inamovible en el hecho de que a la mujer no la hirió un mosso, mucho menos una pelota de goma, y sostuvo que justo donde cayó herida no actuó ninguna unidad policial.

Espadaler abre una información reservada ante la “grave indisciplina”

El director de la Policía, Manel Prat, que continuó en el cargo tras las elecciones, añadió que dimitiría si aparece alguna evidencia de que a Quintana la hirió una pelota de goma. Prat no acompañó ayer a Espadaler en la conferencia de prensa. “El consejero quería dar él esta rueda”, excusó una portavoz del departamento.

“Ahora es más ineludible que nunca la dimisión de Prat porque ha quedado cuestionado”, pidió ayer el diputado de ICV-EUiA, Jaume Bosch. Añadió que la revelación “da un impulso nuevo y sentido” a la comisión parlamentaria sobre el modelo de orden público que Interior “había querido cerrar”, y anunció que pedirán que Espadaler y Prat comparezcan de nuevo. “Es increíble que ante una información reservada salga el consejero y hable de los propios agentes”, criticó el portavoz del sindicato SME-CC OO, Toni Castejón. A su entender, “ha creado una imagen de desconfianza, en lugar de explicar cómo gestionaron los diferentes informes que recibieron”.

 

“Noté el impacto en la cara. Mucho dolor. Y dije: no tengo ojo”

Ester Quintana relata en un vídeo cómo perdió el ojo el pasado 14-N tras una manifestación el día de la huelga general en Barcelona

– EL PAÍS

 

Ester Quintana, de 42 años, perdió el ojo el pasado 14 de noviembre tras una manifestación el día de la huelga general en Barcelona. Ella sostiene que le impactó un proyectil que disparó Mossos d’Esquadra. No sabe si recibió un golpe de una pelota de goma o algo similar, pero no alberga ninguna duda de que fue en un carga policial entre la calle de Caspe y Paseo de Gracia, en Barcelona. El consejero de Interior, Felip Puig (CiU), en rueda de prensa, negó que los policías disparasen pelotas de goma. El caso se está investigando.

La mujer ha denunciado por ello a la policía catalana. El golpe le ha segado el nervio óptico y además ha perdido el ojo, por lo que lleva una prótesis. En este vídeo relata cómo ocurrió la agresión y critica que nadie de la Generalitat haya tenido la deferencia de ponerse en contacto con ella. Tampoco ha recibido asistencia psicológica.

Sus amigos han lanzado la campaña Ojo con tu ojo, y han recibido ya más de 900 fotografías solidarias de personas que se tapan un ojo con un parche negro. También han abierto una cuenta corriente para ayudar a Ester con los gastos médicos y judiciales.