Dos mossos se sientan en el banquillo de los acusados por reventar un ojo a Quintana

CASO JUDICIAL POR UNA MUTILACIÓN

El juicio contra los agentes empieza este lunes en la Audiencia de Barcelona y se prolongará durante, al menos, unas tres semanas

La Fiscalía de Barcelona sostiene que la mujer resultó lesionada por el impacto de una pelota de goma y pide dos años de cárcel

Dos mossos se sientan en el banquillo de los acusados por reventar un ojo a Quintana

FERRAN NADEU Ester Quintana posa en los alrededores de la Rambla Prim de Barcelona, en septiembre del 2015.

Primero lo negaron de forma rotunda, pero después, tras meses de investigación judicial, la Conselleria de Interior reconoció oficialmente en septiembre del 2015 que la pérdida de un ojo padecida por Ester Quintana durante la huelga general del 14 de noviembre del 2012 fue provocada por “una actuación policial” de los Mossos d’Esquadra. La mujer fue indemnizada con 260.931 euros. Este gesto no ha impedido que  se sienten en el banquillo de los acusados un subinspector y un agente escopetero a los que se les atribuye la mutilación a causa del impacto de una pelota de goma. El juicio empieza este lunes en la Audiencia de Barcelona y está previsto que se prolongue, al menos, durante tres semanas.

“Infringieron las normas de ciudado” e incumplieron “totalmente” los protocolos sobre cómo actuar en una manifestación. Tampoco adoptaron las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena. Así se expresa la fiscala Marta Marquina en su escrito de acusación contra el subinspector y el agente escopetero, para los que reclama dos años de prisión e inhabilitación de cuatro años por un delito de lesiones por imprudencia grave.

La abogada Laia Serra, que ejerce la acusación particular en nombre de Quintana a pesar de haber recibido la indemnización, solicita nueve años de prisión por lesiones con pérdida de un miembro principal. La defensa niega que los agentes dispararan y exigen su absolución. Las pruebas periciales serán esenciales para dictar sentencia.

Los dos agentes acusados formaban parte de una de las unidades de la brigada antidisturbios de los Mossos que se trasladaron la tarde del 14 de noviembre del 2012 al centro de la ciudad de Barcelona para hacer funciones de dispersión de las manifestaciones por la huelga general.

La furgoneta policial en la que viajaban los dos policías acusados realizó la siguiente ruta: plaza de Urquinaona, plaza de Catalunya, Rambla de Catalunya, Gran Via y paseo de Gràcia. Allí se detuvo. Eran las 20.49 horas y la situación era de “tranquilidad”, “quedando escasos manifestantes”, que estaban en “fase de dispersión” y se “marchaban voluntariamente”. Nadie llevaba objetos peligrosos.

MEDIDAS DE PRECAUCIÓN

La acusación pública sostiene que en esa parada en el paseo de Gràcia, los dos mossos acusados bajaron de la furgoneta y, a pesar de que no se requería el disparo de pelotas de goma y los agentes podían haber recurrido a “medios menos lesivos”, el subinspector dio la orden “inmediata” al escopetero de disparar. La fiscalía sostiene que el mando “no tomó todas las medidas de precaución necesarias para evitar menoscabar la integridad física ajena” antes de dar la esa instrucción a sus subordinado.

Los policías acusados declararán los últimos

LOS VÍDEOS

La primera sesión del juicio se dedicará al visionado de los vídeos que figuran en la causa, entre ellos uno que registra disparos hechos por los mossos, y a las cuestiones previas de las acusaciones y las defensas. Los dos mossos imputados declararán después de los testigos y las periciales, en contra de lo que se hace habitualmente, aunque se ha puesto de moda. Es decir, estos miembros de la policía autonómica serán interrogados el próximo 27 de abril.

LOS TESTIGOS

El guión prevée que Ester Quintana declare el martes días 12. Los agentes que participaron en la operación policial pero que no están acusados declararán a partir del lunes 18 de abril. La pericial técnico balística está señalada para el 26 de abril. Será una de las pruebas estrella. Después, el fiscal, la acusación y las defensas harán el informe final.

El escopetero, según la fiscalía, hizo dos disparos de pelotas de goma de “manera sucesiva”, a pesar de que no había “riesgo” ni para él ni para sus compañeros, sin adoptar, tampoco, las medidas necesarias para no herir a terceras personas. Uno de los proyectiles impactó en el ojo izquierdo de Quintana.

La acusación particular va más allá y afirma que “aunque los dos agentes no buscaban directamente causar lesiones graves a un ciudadano como puede ser la pérdida de un ojo, desde el momento en que representó la altísima probabilidad de causarlas y no desistieron de su conducta, asumieron plenamente que el riesgo que generaron se materializara en el nefasto resultado lesivo que efectivamente ocurrió” con la mutilación que padeció Quintana.

SALVAS Y MÁS DISPAROS

Los agentes acusados, en cambio, niegan que se dispararan pelotas de goma. Sus abogadas, Lydia Lajara y Olga Tubau, sostienen que el subinspector ordenó que se dispararan salvas, y que así lo hizo el escopetero. En sus escritos destacan, sin embargo, que “se efectuó cuanto menos un tercer disparo” por otro mosso, a la vez que reconocen que “Ester Quintana sufrió en su ojo izquierdo el impacto de un proyectil policial”. Eso sí, alegan que pudiera ser de viscolástica y no una pelota de goma. Destacan que no lo dispararon los acusados, pero no aclaran quien lo hizo. Fuentes judiciales aseguran que será importante a la hora de redactar la sentencia el resultado de los informes periciales, tanto los balísticos como los de posicionamiento de las furgonetas policiales en el lugar en que sucedieron los hechos.

UNA DECENA DE VÍCTIMAS

LA INDEMNIZACIÓN

El 3 de febrero de este año, el actual ‘conseller’ de Interior, Jordi Jané, pidió “disculpas” en nombre del Gobierno catalán a Nicola Tanno, que perdió el ojo por un impacto de una pelota de goma disparada por los Mossos durante las celebraciones de la victoria de España en el Mundial de fútbol el 2010, aunque remarcó que “no hubo intencionalidad”. La Generalitat ha indemnizado con 200.000 euros al joven italiano. Este gesto se produjo cinco meses después de que se indemnizara a Ester Quitana. La política respecto a estos casos cambió radicalmente cuando Jordi Jané relevó como responsable en Interior a Ramón Espadaler.

LOS HERIDOS

El caso de Quintana precipitó la caída en desgracia definitiva de las pelotas de goma, que se ya se habían forjado una merecida leyenda negra en Catalunya por causar otros 10 heridos: seis de ellos perdieron un ojo, dos perdieron un brazo, uno sufrió necrosis de parte del corazón y otro perdió la capacidad auditiva de un oído.

LA ÚLTIMA PELOTA

Antes de la lesión de Quintana, varios multilados oculares ya habían creado la asociación Stop Bala de Goma y se movilizaron para que el Parlament acabara con el uso de este material. Al final, lo lograron. La biblioteca de Sant Feliu de Codines pasó a la historia en abril del 2014 por ser el último lugar en el que los Mossos dispararon una pelota. Un agente lanzó una en la cadera a un maliense con problemas mentales que se había atrincherado en el equipamiento.

Noticias relacionadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s