Los Mossos admiten por primera vez que dejaron tuerta a Quintana

La abogada de un agente dice que el objeto que mutiló a la mujer salió de un “arma policial”

La defensa reclama otra vez que se practiquen nuevas pruebas que el juez instructor rechazó

J. G. ALBALAT / BARCELONA

EL PERIÓDICO
Ester Quintana colgó en su Facebook una foto de su cara en la que aparece sin parche en el ojo.

Ester Quintana colgó en su Facebook una foto de su cara en la que aparece sin parche en el ojo.

Cambio de estrategia. Por primera vez y después de dos años y medio, la defensa de los Mossos d’Esquadra imputados por la mutilación de un ojo que sufrió Ester Quintana reconocen que la herida fue causada por un proyectil, aunque no precisan de qué tipo, disparado por un agente de la policía autonómica. «Estas lesiones fueron producidas por el impacto de un objeto que salió de un arma policial», afirmó Olga Tubau, la abogada del subinspector acusado, durante un vista que se celebró este miércoles en la Audiencia de Barcelona. Estas palabras han dado un giro al caso. El juez Francisco González Maíllo, que ha investigado el suceso y dio por concluidas las pesquisas el pasado mes de marzo, siempre ha avalado que las lesiones fueron provocadas por una pelota de goma.

«Estas lesiones fueron producidas por el impacto de un objeto que salió de un arma policial», afirmó Olga Tubau, la abogada del subinspector acusado

Imagen de un vídeo donde se ve a los mossos disparar.

Imagen de un vídeo donde se ve a los mossos disparar.

Desde que sucedieron los hechos, la Conselleria de Interior ha venido negado que se hubieran efectuado disparos en la zona del paseo de Gràcia de Barcelona donde Quintana perdió el globo ocular al término de una manifestación de la huelga general del 14 de noviembre del 2012. Lo negaron el exconseller Felip Puig; su sucesor, Ramon Espadaler, y el que fuera director general de la policía autonómica, Manel Prat, que dimitió de su cargo. En el proceso todos los mossos que han prestado declaración como testigos negaron el lanzamiento de pelotas de goma. Solo reconocieron que se tiraron salvas.

NUEVA ESTRATEGIA

La abogada Olga Tubau prefirió ayer no valorar ni hacer comentario alguno sobre la posición adoptada durante la vista que se celebró para resolver el recurso presentado por ella y su compañera, Lidia Lajara, que defiende al escopetero imputado, contra la decisión del juez de instrucción de denegar la práctica de nuevas pruebas. Estas dos abogadas se han hecho cargo hace pocos meses de la defensa de los dos policías y han impulsado un cambio de estrategia respecto a la que desde el inicio de la investigación llevó a cabo el abogado de la Direcció General de la Policia.

Dentro de esta nueva línea de defensa se encuadran las palabras de la abogada de que el objeto que hirió a Quintana fue disparado por un arma policial. Eso sí, sin precisar si fue una bola de goma, tal y como sostiene la víctima, o un proyectil viscolástico (espuma dura). Fuentes jurídicas no descartaron ayer que la defensa de los mossos imputados quisiera sembrar dudas sobre qué tipo de proyectil produjo la mutilación a la joven y si realmente fue el escopetero imputado quien disparó y el subispector quien dio la orden. La defensa no quiere, por ahora, ofrecer más pistas, ya que está a la espera de que la Audiencia de Barcelona les admita o no la práctica de las diligencias que ha pedido, entre ellas, la elaboración de un informe que especifique los proyectiles que pueden disparar determinadas escopetas, documentación técnica, un plano sobre el lugar en que ocurrió el suceso, un dictamen sobre una concreta arma lanzadora y una pericial sobre las lesiones de Quintana.

De la práctica o no de estas pruebas depende que la investigación se dé finalmente por concluida y el proceso entre en su recta final, a la espera de juicio. Si se acepta las nuevas pruebas, se deberán realizar y la instrucción se prolongará. Si no es así, la fiscalía y la acusación particular, ejercida por la abogada Laia Serra, presentarán su escrito de acusación contra, si lo consideran oportuno, los mossos imputados. Después, le tocará el turno a las defensas. Estos trámites están, por lo tanto, en el aire. Todo depende de lo que diga la Audiencia de Barcelona sobre el recurso de la defensa.

PELOTA DE GOMA

El juez considera que no es necesaria la práctica de ninguna otra diligencia, pues la instrucción ha sido «extensa e intensa». Así lo dijo en marzo, cuando acordó la conclusión del sumario. En otro auto, en el que rechazaba por segunda vez que se realizaran las pruebas propuestas por las defensas, el togado expresó que «el tema nuclear», en definitiva, es si la pérdida del ojo se debe a una pelota de goma disparada por el escopetero, que actuó por orden del subinspector, e insistió en que esta era la conclusión a la que él mismo había llegado tras la investigación. En esa misma resolución, señaló que es legítimo que las defensas cuestionen esta hipótesis, «pero ello no justifica la petición de diligencias innecesarias, pretendiendo volver a investigar lo que ya lo ha sido, introduciendo dudas sobre el resultado, lo cual sería propio del juicio».

El juez considera que no es necesaria la práctica de ninguna otra diligencia, pues la instrucción ha sido «extensa e intensa».

Para el juez, en definitiva, la «única» dotación policial en el lugar y la hora en que la víctima fue lesionada es la Dragó 40, con furgonetas, y el único escopetero que bajó con su arma fue el imputado. «Son múltiples las diligencias que lo corroboran: testigos, vídeos, informes y otros extremos», entre los que caben resaltar las declaraciones de los componentes de otras dotaciones policiales. Los informes forenses aportados a la causa también son muy concluyentes y destacan que la lesión sufrida por Quintana en el ojo es compatible con el impacto de una pelota de goma disparada por los antidisturbios.

ACTUACIÓN EXCESIVA

El juez también ha dejado claro en sus autos que Quintana no participaba ese 14 de noviembre del 2012 en «actos violentos de enfrentamiento» con los Mossos, sino que ejercía «su legítimo derecho constitucional de manifestación» y se encontró con «una actuación policial que cabe considerar indiciariamente desproporcionada», y acabó perdiendo un ojo por el impacto de una pelota de goma.

El magistrado ha recordado en varias ocasiones que tanto los Mossos como la Conselleria de Interior han negado desde «el primer momento» que se dispararan pelotas de goma en la jornada de la huelga general del 14 de noviembre del 2012, pero siempre ha insistido en que, a su parecer, la versión cierta es la de la mujer que resultó mutilada.

PETICIÓN DE DIMISIÓN

El diputado de ICV-EUiA y portavoz de Interior, Jaume Bosch, exigió ayer el cese «inmediato» del actual consellerde Empresa i Ocupació y antes de Interior, Felip Puig. «El nuevo giro de este caso es la culminación de un cúmulo de versiones contradictorias facilitadas por el departamento de Interior y que han causado mucho dolor», lamentó Bosch, que recordó que cuando se produjeron los hechos Puig afirmó que las lesiones de Quintana habían sido producidas por objetos lanzados por los manifestantes. El diputado también ha reclamado que comparezca en el Parlament el actual conseller de Interior, Jordi Jané.

Noticias relacionadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s