AUTO DENEGACIÓN CONVERSIÓN EN SUMARIO

ARA.CAT
JUZGADO DE INSTRUCCION NUMERO ONCE DE BARCELONA

 

En Barcelona, a seis de mayo de dos mil catorce

 

ANTECEDENTES DE HECHO
ÚNICO
.- La acusación particular, en escrito presentado en fecha 11 de abril último, solicitó la transformación de las presentes actuaciones en procedimiento sumario,habiéndose dado traslado al Ministerio Fiscal y demás partes personadas, quienes han efectuado alegaciones.

 

RAZONAMIENTOS JURIDICOS
PRIMERO
.- La acusación particular ha presentado escrito interesando la transformación de estas diligencias en sumario, a lo que se opone el Ministerio Fiscal y la defensa.
Para decidir sobre la cuestión que se suscita es necesario analizar lo instruido y valorar los hechos desde el punto de vista indiciario.
Se han practicado numerosas diligencias y, como ya se dijo, existen suficientes elementos para realizar un relato indiciario de lo ocurrido. No se ha concluido la instrucción debido a que las partes han venido solicitando la práctica de diligencias que, en aras de no causar indefensión en un caso y, en el otro, la posibilidad de aportar a la causa cuantos elementos incidan en el esclarecimiento de los hechos, se han acordado.
De lo actuado resulta indiciariamente acreditado que, sobre las 20:50 horas del día 14 de noviembre del año 2012, cuando Ester Quintana Porras cruzaba el Paseo de Gracia en dirección Besos, a la altura de la Gran Vía de Les Corts Catalanes, en diagonal, en el momento en que se encontraba aproximadamente en el centro de la calzada, se giró para comprobar si su acompañante la seguía, recibiendo un impacto de una pelota de goma en el ojo disparada por el agente de los Mossos d’Esquadra con carnet profesional nº 1411, el cual lo realizó siguiendo órdenes del subinspector con carnet profesional nº 3772. Ambos formaban parte de la unidad DRAGO 40, y viajaban en la furgoneta DRAGO 40 que iba en primer lugar en el convoy compuesto por tres furgonetas. Las mismas procedían de la Plaza Urquinaona, habían llegado hasta la Plaza Cataluñ a y subido por la Rambla de Catalunya, girado en la Gran Vía y se pararon en la confluencia de ésta con el Paseo de Gracia. La Dragó 40 era la primera, quedando la DRAGO 403 en segundo lugar y habiéndose situado en paralelo a la primera la furgoneta DRAGO 414. Tras haber bajado los componentes de las dos primeras, realizado el disparo volvieron a subir a los vehículos, en una actuación rápida que no duró más de 25 segundos. Los escopeteros de las furgonetas 403 y 414 no bajaron la escopeta en esta actuación. Los componentes de ésta llegaron los últimos y cuando bajaron, al ver a sus compañeros replegarse volvieron a subir. Tras ello, la dragó 40, que en todo momento fue delante al encontrarse el jefe de las tres en la misma, reinició la marcha y una detrás de la otra se dirigieron a la puerta de la Bolsa de Valores, donde volvieron a bajar, siendo esta actuación la última de dicho dispositivo ese día. Tras ello circularon por varias calles sin bajarse hasta finalizar el servicio, tras lo cual el Subinspector se reunió con los cabos, los escopeteros y lanzadores y se realizó un recuento del material, lo cual no se documentó. Las pelotas se guardaban en la propia furgoneta, sin que existiera un control riguroso de su número ni especiales medidas para poderlas coger.

Realizado el disparo volvieron a subir a los vehículos, en una actuación rápida que no duró más de 25 segundos.

…el Subinspector se reunió con los cabos, los escopeteros y lanzadores y se realizó un recuento del material, lo cual no se documentó. Las pelotas se guardaban en la propia furgoneta, sin que existiera un control riguroso de su número ni especiales medidas para poderlas coger.

Ester Quintana sufrió lesiones consistentes, según informe pericial forense en:
  1. Estallido ocular del ojo izquierdo y laceración desde el lado interno del párpado superior pasando por el lado lateral de la nariz hasta 2/3 del parpado inferior que compromete la vía lagrimal. Pequeña laceración en el lado externo.
  2. Estas lesiones todavía eran muy graves por la presencia de fracturas óseas, tal y como se demostró en el TAC facial el día 15 de noviembre de 2012 que describe extensas fracturas conminutas de las paredes anteriores (con hundimiento) y lateral del sinus maxilar izquierdo. Fractura desplazada del arco zigomático izquierdo. El suelo de la órbita muestra un notable hundimiento, con distorsión de la estructura del sinus maxilar y desplazamiento de la musculatura ocular que muestra contacto amplio con los fragmentos óseos.
  3. La gravedad y magnitud de las lesiones descritas implica la existencia de un objeto altamente contundente, lanzado a gran velocidad, que por sus características físicas se ha adaptado totalmente a la forma de la órbita, creando un fenómeno de golpe y contragolpe y produciendo un brutal impacto que ha originado un estallido del ojo y las fracturas descritas.
  4. Las lesiones oculares producidas por las balas de goma que se describen en la literatura médica científica, se corresponden con las lesiones que presenta la Sra. Quintana y son compatibles con el relato de la víctima. Los traumatismos del globo ocular por pelotas/balas de goma o caucho presentan un mal pronóstico por el brutal impacto que por un mecanismo de golpe y contragolpe producen lesiones celulares directas (a nivel de células nerviosas retinianas y epitelio pigmentario) o indirectas (a través de mecanismos vasculares en la retina). Las lesiones se localizan preferentemente en el polo posterior y especialmente a nivel macular debido a las características anatomofisiológicas de la zona. El polo posterior se daña más que el anterior debido a las células nerviosas retinianas y del epitelio pigmentario son menos fuertes y poco resistentes a la anoxia. Dicho informe pericial fue ratificado en el Juzgado de Instrucción en fecha 6 de marzo de 2013 y cuya acta obra al folio 393 de las presentes actuaciones, momento procesal en el que se reitera por los médico forenses que las lesiones sufridas por Ester Quintana Porras fueron causadas por una pelota de goma siendo el único objeto que pudiera haber causado dichas lesiones, atendidas las características de la lesión, y dado que la pelota de goma se amolda en la estructura en la que impacta, que es lo que sucede en el presente caso, lesiones de las que sigue curando, estando a la espera del informe definitivo de las mismas.

Las lesiones oculares producidas por las balas de goma que se describen en la literatura médica científica, se corresponden con las lesiones que presenta la Sra. Quintana y son compatibles con el relato de la víctima.

 SEGUNDO
.- Lo actuado pone de manifiesto que la versión de la lesionada es cierta. Obran en autos vídeos donde se aprecia su presencia en el lado Llobregat del Paseo de Gracia pocos minutos antes de haber recibido el impacto en la zona donde tanto ella, como su acompañante, dijeron que se encontraban. Su versión la corroboran diversas grabaciones, en coincidencia con los testigos. Bajó hasta la Plaza de Cataluña, y al ver altercados, subió y, cuando observó la llegada de las furgonetas, cruzó en dirección Besos y, al girarse recibió el impacto. Hay que resaltar que fruto de lo actuado se ha podido conocer que la única unidad que se encontraba en la zona era la Dragó 40, como ya se recoge en el informe obrante al folio 194, emitido por el subinspector imputado con fecha 12.12.2012: “que Dragó 40 amb els seus equips procedeix a baixar dels vehicles gairabé al c/Passeig de Gràcia, per tal de procedir a la dispersió, despres de parar els vehicles y baixar d’aquest, el Sots inspector ordena realizar dos salves impulsores al seu agent escopeter, per tal de realitzar soroll, i la gent es dispersi. Aquestes dues salves són realitzades amb el canó en sentit besos i amb una inclinació descendent cap el terra”. A ello habría que añadir que todos los componentes de las tres furgonetas que han declarado en el Juzgado, incluidos los imputados, lo admiten. Si bien algunos situaban las furgonetas algo más retrasadas del cruce, es lo cierto que en su mayoría reconocen que estaban en la confluencia. Se admitió que ambos imputados llegaron hasta dicha confluencia y que se disparó, aunque afirman que salvas. Dichos disparos se realizaron en esa zona y a la hora en que la Sra. Quintana sufrió el impacto en su ojo. Coinciden pues, la hora, el lugar y los únicos agentes presentes. De las tres furgonetas sólo bajó con la escopeta y disparó el imputado. El dictamen forense, ratificado a presencia judicial con intervención del Ministerio Fiscal, la letrada de la acusación y el de la defensa no deja lugar a dudas en esta fase procesal. Su contenido evidencia que la relación de causalidad está acreditada desde el punto de vista indiciario. Habría que añadir que de lo actuado se desprende que en el lugar no se producían altercados notorios, pues las distintas grabaciones y las declaraciones testificales ponen de manifiesto que la situación en la zona, a esa altura, no era de especial conflictividad. Se puede explicar la actuación policial de llegar por el itinerario escogido porque sí aparece que las personas que estaban generando desordenes violentos en la vía pública provenían de la Vía Layetana y Plaza Urquinaona, y que ante la actuación de los Mossos en aquella zona se desplazaban por la Ronda de San Pedro y calle Caspe hacia dicho Paseo. Ello explicaría la rápida actuación policial de la unidad referida, la cual, como consta, una vez llegó al lugar bajó, disparó y se marchó. Todo indica que se trataba de evitar que se concentrasen en el Paseo de Gracia. Ni consta que se produjeran lanzamientos de objetos capaces de generar esas lesiones ni tendría sentido lógico, pues vendrían del lugar en el que se encontraban los agentes. En la creíble versión de la víctima y los testigos, el impacto le vino del lado “Llobregat”, que era donde estaban situadas las furgonetas. Todos los agentes han dibujado en un plano que el lugar donde había personas lanzando objetos se encontraba aproximadamente en el centro del Paseo de Gracia. A ello hay que añadir que tanto el enfermero que atendió a la víctima en el Hospital de Sant Pau, como el referido informe pericial dejan claro que la herida “era muy compatible que fuera una pelota de goma”, siendo determinante lo que se afirma por los peritos.
En esa zona, a esa hora, tampoco se disparó la lanzadora, además de que esta genera unas consecuencias lesivas mucho menores.

Por lo tanto, la conclusión indiciaria no es otra que las lesiones de Ester Quintana le fueron ocasionadas por una pelota de goma lanzada por el agente imputado por orden del subinspector.

TERCERO
.- Los Mossos d’Esquadra siempre han negado haber disparado pelotas de goma ese día. Es una tesis que se ha mantenido desde el primer momento por el Departament de Interior y por los mandos de los Mossos d’Esquadra. Ningún responsable asume haber ordenado disparar. Se desprende de lo actuado y de lo que se conoce que el día 14 de noviembre la mayor conflictividad se produjo en la Vía Layetana, donde se llegaron a quemar dos vehículos de la Policía Nacional. Obra en autos testimonio de una minuta en la que dos agentes afirman que: “just en aquell moment els agents antiavalots de la CME van comenzar a efectuar llençaments de pilotes contra els grups de joves que causaven aldarulls” (folio 496), aunque en el Juzgado matizaron esa expresión. La unidad Dragó 40 había estado en esa zona y habían disparado. Consta que el subinspector dio la orden de disparar “salvas“ ya en la furgoneta, por lo que todo indica que cuando bajaron el arma ya estaba cargada, aunque no se admite este extremo, sí se reconoce que se trató de una actuación muy rápida, en ello coinciden todos los agentes, es decir, se baja, se dispara, y acto seguido se vuelve a las furgonetas.
Se trata de una unidad antidisturbios por lo que no se le puede negar que su función es la de actuar en actos violentos y que la escopeta que dispara pelotas de goma era legal en dicha fecha y quien tiene la potestad de decidir sobre ello las ha mantenido hasta fecha reciente. Otra cosa es, como informa el Ministerio Fiscal, que en este caso, indiciariamente, se produjo: “La infracción de las normas de cuidado, toda vez que se incumplieron las normas vigentes en ese momento sobre actuación policial durante concentraciones y manifestaciones y en este sentido destacar el incumplimiento del Protocolo de actuación policial en concentraciones y en manifestaciones (apartado 5.4), el cual se hallaba incluido en el Procedimiento Normalitzat de Treball (PNT) número 217/03/11 en vigor desde la fecha 2 de Marzo del 2.011, y la Instrucción número 8/12 de 26 de Abril sobre utilización de armas e instrumentos de uso policial”

Como informa el Ministerio Fiscal, que en este caso, indiciariamente, se produjo: “La infracción de las normas de cuidado, toda vez que se incumplieron las normas vigentes en ese momento sobre actuación policial durante concentraciones y manifestaciones y en este sentido destacar el incumplimiento del Protocolo de actuación policial en concentraciones y en manifestaciones (apartado 5.4), el cual se hallaba incluido en el Procedimiento Normalitzat de Treball (PNT) número 217/03/11 en vigor desde la fecha 2 de Marzo del 2.011, y la Instrucción número 8/12 de 26 de Abril sobre utilización de armas e instrumentos de uso policial”

CUARTO
.- Lo que debe valorarse a los efectos de si existen indicios delictivos o no, es la proporcionalidad en su utilización, ya que partimos de la consideración indiciaria de que concurre la relación de causalidad. En este caso se disparó en el Paseo de Gracia, que es el lugar por donde discurrió la manifestación mayoritaria, pacífica, convocada por los sindicatos y otras organizaciones que llamaron a la huelga general el día 14 de noviembre de 2012. No aparece en las distintas grabaciones que se estuvieran produciendo especiales incidentes en el lugar. Los manifestantes, cual era el caso de la perjudicada, se estaban marchando. No se trata de una persona que participara en actos violentos de enfrentamiento con la policía, sino de alguien que ejerce su legítimo derecho constitucional de manifestación y se encuentra con una actuación policial que cabe considerar indiciariamente desproporcionada y acaba perdiendo un ojo por esa actuación imprudente desde el punto de vista penal.

En este caso se disparó en el Paseo de Gracia, que es el lugar por donde discurrió la manifestación mayoritaria, pacífica, convocada por los sindicatos y otras organizaciones que llamaron a la huelga general el día 14 de noviembre de 2012.

No se trata de una persona que participara en actos violentos de enfrentamiento con la policía, sino de alguien que ejerce su legítimo derecho constitucional de manifestación y se encuentra con una actuación policial que cabe considerar indiciariamente desproporcionada y acaba perdiendo un ojo por esa actuación imprudente…

QUINTO
.- Como se informa por el Ministerio Fiscal, y el letrado de la defensa, no obstante el tiempo transcurrido, no se ha cuestionado en ningún momento que el procedimiento adecuado es el de Diligencias Previas, a pesar de que ya en la querella se aludía a los mismos tipos penales en base a los que ahora se pretende la conversación en sumario. No han variado las circunstancias ni se ha producido ningún hecho que motive el cambio de procedimiento. Sobre la base indiciaria, la acusación particular sostiene que la pena que se deriva del artículo 149 del Código Penal es de seis a doce años de prisión, al entender que, al menos concurre el dolo eventual. No podemos compartir dicha tesis, pues si bien, como hemos recogido, existen indicios delictivos respecto de ambos imputados, es lo cierto que los hechos cabe considerarlos imprudentes.
En las Sentencias que cita el Ministerio Fiscal del Tribunal se evidencia que en este caso no cabe el dolo eventual como informa, analizando la doctrina de dicho Alto Tribunal, cuyos argumentos compartimos en su integridad, así como las manifestaciones del letrado de la defensa en sus alegaciones sobre el dolo eventual y la imprudencia.
La Sentencia del TS. de 6 de noviembre de 2013, que analiza dicha cuestión, recoge que: ”La jurisprudencia de esta Sala (STS nº 282/2010), ha entendido que” … la infracción culposa o por imprudencia, como sintetiza, recogiendo nuestros precedentes, la reciente S. T. S. 181/09, debe reunir los siguientes elementos:
a) la producción de un resultado que sea la parte objetiva de un tipo doloso;

b) la infracción de una norma de cuidado cuyo aspecto interno es el deber de advertir el peligro y cuyo aspecto externo es el deber de comportarse conforme a las normas de cuidado previamente advertido; y

c) que se haya querido la misma conducta descuidada, con conocimiento del peligro, o sin él, pero no el hecho resultante de tal conducta”. En la STS nº 1089/2009, se decía que el delito imprudente “… aparece estructuralmente configurado, de una parte, por la infracción de un deber de cuidado interno (deber subjetivo de cuidado o deber de previsión), que obliga a advertir la presencia de un peligro cognoscible y el índice de su gravedad; y, de otra, por la vulneración de un deber de cuidado externo (deber objetivo de cuidado), que obliga a comportarse externamente de forma que no se generen riesgos no permitidos, o, en su caso, a actuar de modo que se controlen o neutralicen los riesgos no permitidos creados por terceras personas o por factores ajenos al autor, siempre que el deber de garante de éste le obligue a controlar o neutralizar el riesgo ilícito que se ha desencadenado. A estos requisitos ha de sumarse, en los comportamientos activos, el nexo causal entre la acción imprudente y el resultado (vínculo naturalístico u ontológico), y la imputación objetiva del resultado a la conducta imprudente, de forma que el riesgo no permitido generado por ésta sea el que se materialice en el resultado (vínculo normativo o axiológico). Y en los comportamientos omisivos habrá de operarse con el criterio hipotético de imputación centrado en dilucidar si la conducta omitida habría evitado, con una probabilidad rayana en la certeza, la lesión o el menoscabo del bien jurídico que tutela la norma penal”.

En cuanto al dolo eventual se ha señalado generalmente que quien conoce suficientemente el peligro concreto generado por su acción, que pone en riesgo específico a otro, y sin embargo actúa conscientemente, obra con dolo pues sabe lo que hace, y de dicho conocimiento y actuación puede inferirse racionalmente su aceptación del resultado, que constituye consecuencia natural, adecuada y altamente probable de la situación de riesgo en que deliberadamente ha colocado a la víctima. Dicho de otra forma, actúa con dolo quien, conociendo la alta probabilidad del resultado lesivo para el bien jurídico como consecuencia del riesgo creado con su acción, la lleva a cabo a pesar de ello, con lo cual demuestra la aceptación del probable resultado o, al menos, indiferencia hacia su producción o evitación”.
No podemos compartir que la acusación pueda decidir el procedimiento alegando que esta vinculado a la tutela judicial efectiva. Como se alega por el Ministerio Fiscal y la defensa, el mismo deriva de los hechos. En este caso, al haberse interesado con la instrucción prácticamente concluida, permite analizar su resultado y tomar una decisión sobre esa base. Como se ha razonado, los indicios lo son de un delito imprudente, por lo que el procedimiento seguido es el adecuado.

Por lo expuesto, no ha lugar a la conversión de estas diligencias en sumario.

 PARTE DISPOSITIVA
Vistos los preceptos citados y en base a los razonamientos expuestos,
DISPONGO: No ha lugar a la conversión de estas diligencias en sumario.
Notifíquese esta resolución al Ministerio Fiscal y a las demás partes personadas, haciéndoles saber que contra la misma cabe recurso de REFORMA que deberá ser interpuesto ante este Juzgado en el plazo de tres días.
Así lo acuerda, manda y firma el Ilmo. Sr. D. FRANCISCO GONZALEZ MAILLO Magistrado-Juez de este Juzgado.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s