La mirada de Ester / La mirada de l’Ester

Isabel Coixet

Directora de cine

La vida es extraña. A veces nos permite sentirnos dueños de nuestro propio destino, otras veces nos zarandea como si estuviéramos en un cascarón de huevo en medio de una tormenta. A Ester, el último año le ha dado un vuelco la vida como si no una, sino mil tormentas la hubieran atacado de pronto. Hace un año perdió su trabajo. El centro cívico en el que llevaba la cafetería y las actividades culturales rescindió el contrato, después de cinco años, de la noche a la mañana. Sin una explicación. Estas cosas pasan en todas partes todo el tiempo, dicen. Bueno, yo creo que no en todas partes ni todo el tiempo, pero es verdad que pasan. Preparó varios proyectos para otros centros sin éxito. Eso afectó a su relación con su pareja, con la que llevaba varios años. De repente, una vida sin lujos, pero razonablemente cómoda, se desmoronó.

Ester Quintana, perdió un ojo en la manifestación de la huelga general, el 14 de noviembre de 2012.

Ester Quintana, perdió un ojo en la manifestación de la huelga general, el 14 de noviembre de 2012, FERRAN NADEU

Volvió a vivir con su gato a casa de sus padres, intentando conservar el buen humor, la paciencia, la esperanza. Una tarde, decidió ir a una manifestación con sus amigos, como cualquier hijo de vecino, para protestar por los recortes. Algo que todos alguna vez hemos hecho, hasta los que somos escépticos sobre las manifestaciones. Y, de repente, notó que el mundo se abría bajo sus pies cuando una pelota de goma se encontró con su ojo. Una pelota de goma que nadie admite haber disparado. Una pelota de goma fantasma que ni siquiera, según las autoridades, estaba allí. Una pelota de goma que le ha provocado unas lesiones gravísimas y que le va a obligar a someterse a tres operaciones.

Nadie llamó al hospital preguntando por su estado de salud, por los hechos, por las circunstancias. Ni las autoridades de orden público, que se supone que están para defendernos, ni las judiciales para establecer lo que había pasado. Hablando con Ester, mirando el parche que lleva para tapar los destrozos en su rostro, no veo en ella ni el más mínimo atisbo de rencor, odio, ni siquiera enfado. Veo la mirada de alguien inocente, perplejo ante una realidad que le supera, que no puede entender cómo ante unos hechos tan flagrantes alguien tiene la desfachatez de decir que no se dispararon pelotas ese día, que todas, las 6.000 que tenían controladas, volvieron a la comisaría intactas.

¿Se imaginan a alguien en una comisaría contando una a una las pelotas? Yo no. Ester insiste en que quiere dos cosas: que se reconozcan los hechos y que se dejen de usar pelotas de goma. En las manifestaciones. Esa es la misión del colectivo Ojo con tu Ojo, del que forma parte, como todos los que han visto sus vidas marcadas para siempre por una maldita pelota de goma.

Ester va a seguir luchando. Con paciencia, con esperanza, con humor. Con incertidumbre ante los procesos médicos y judiciales que le esperan, que sabe que no van a ser ni rápidos ni fáciles. Su mirada sigue siendo una mirada limpia. Es lo que ve, lo que vemos todos cuando no rehuimos mirar lo que está terriblemente sucio.


La vida és estranya. A vegades ens permet sentir-nos amos del nostre propi destí, altres vegades ens sacseja com si estiguéssim en una closca d’ou enmig d’una tempesta. A l’Ester, l’últim any la vida se li ha capgirat com si no una, sinó mil tempestes l’haguessin atacat de sobte. Fa un any va perdre la feina. El centre cívic on portava la cafeteria i les activitats culturals li va rescindir el contracte, després de cinc anys, de la nit al dia. Sense cap explicació. Aquestes coses passen a tot arreu cada dia, diuen. Bé, jo crec que no a tot arreu ni cada dia, però és veritat que passen. Va preparar diversos projectes per a altres centres sense èxit. Això va afectar la seva relació amb la seva parella, amb qui estava des de feia uns quants anys. De sobte, una vida sense luxes, però raonablement còmoda, es va ensorrar.

Va tornar a viure amb la seu gat a casa dels seus pares, intentant conservar el bon humor, la paciència, l’esperança. Una tarda, va decidir anar a una manifestació amb els seus amics, com qualsevol altra persona, per protestar per les retallades. És una cosa que tots hem fet alguna vegada, fins i tot els que som escèptics sobre les manifestacions. I, de sobte, va notar que el món s’obria sota els seus peus quan una pilota de goma es va trobar amb el seu ull. Una pilota de goma que ningú admet haver disparat. Una pilota de goma fantasma que ni tan sols, segons les autoritats, era allà. Una pilota de goma que li ha provocat unes lesions gravíssimes i que la va a obligar a sotmetre’s a tres operacions.

Ningú va trucar a l’hospital preguntant pel seu estat de salut, pels fets, per les circumstàncies. Ni les autoritats d’ordre públic, que se suposa que estan per defensar-nos, ni les judicials per establir el que havia passat. Parlant amb l’Ester, mirant el pegat que porta per tapar les destrosses que té a la cara, no veig en ella ni el més mínim indici de rancor, odi o ni tan sols empipament. Veig la mirada d’algú innocent, perplex davant una realitat que la supera, que no pot entendre com davant uns fets tan flagrants algú té la barra de dir que no es van disparar pilotes aquell dia, que totes, les 6.000 que tenien controlades, van tornar a la comissaria intactes.

¿S’imaginen algú en una comissaria comptant una a una les pilotes? Jo no. L’Ester insisteix que vol dues coses: que es reconeguin els fets i que es deixin d’utilitzar les pilotes de goma. En les manifestacions. Aquesta és la missió del col·lectiu ‘Ojo con tu Ojo‘, del qual forma part, com tots els que han vist les seves vides marcades per sempre per una maleïda pilota de goma.

L’Ester seguirà lluitant. Amb paciència, amb esperança, amb humor. Amb incertesa davant els processos mèdics i judicials que l’esperen, que sap que no seran ni ràpids ni fàcils. La seva mirada segueix sent una mirada neta. És el que veu, el que veiem tots quan no defugim mirar, el que està terriblement brut.

LA MEVA PRECIOSA BUGADERIA – Dominical del Periódico (català)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s